Proceso legislativo mexicano

Las normas sobre la producción jurídica están reflejadas en los artículos 71 y 72 constitucionales. Este proceso consta de seis etapas para que una ley sea considerada como tal. Para ello se requiere el cumplimiento de formalidades exigidas en un proceso legislativo. Dichas formalidades o etapas son:

 

  1. Iniciativa -> Se puede definir como la etapa en la cual se sugiere una ley como una idea, la cual deberá ser pulida y debatida en lo sucesivo para que pueda ser llamada ley. Según el artículo 71 de la Constitución, sólo el Presidente, senadores y diputados del Congreso y de los Estados pueden generar iniciativas de ley.
     
  2. Discusión -> En este paso se observa un ejercicio deliberativo en alguna de las Cámaras, o en ambas, si es que la iniciativa no se genera en alguna de ellas, respecto a los pros y contras de la nueva iniciativa.
     
  3. Aprobación -> Si ambas Cámaras están de acuerdo en que la ley se aplique, se remite al Ejecutivo, informándosele que el proyecto de ley ha sido aceptado parcial o totalmente. El Ejecutivo se encargará de las siguientes etapas.
     
  4. Sanción -> Una vez recibido el proyecto de ley, el Ejecutivo tendrá el derecho de revisar y/o hacer las observaciones necesarias, y retornar el proyecto a la Cámara revisora para que se corrija. Si en 10 días no se retorna el proyecto a la Cámara revisora, se da por hecho que no hay problema en que se publique.
     
  5. Promulgación -> Es el acto por el cual se promulga una ley, es decir, se da el consentimiento por parte del Ejecutivo de que se publique y se aplique la ley. El medio idóneo para que se publique es el Diario Oficial.
     
  6. Iniciación de la vigencia -> Es la determinación del momento específico en que una ley comienza a surtir sus efectos. Puede haber dos sistemas, con los que se determina la vigencia de una ley: sucesivo o sincrónico.

 

blog comments powered by Disqus